Buenos días, buenas tardes y buenas noches seguidores del blog de TodoRenting.es en esta ocasión vamos a hablar de la conducción autónoma. ¿Qué es?, las diferencias y las tecnologías que utiliza.

¿QUÉ ES LA CONDUCCIÓN AUTÓNOMA?

La conducción autónoma, también conocida como vehículos autónomos o coches autónomos, se refiere a la capacidad de un vehículo para conducirse a sí mismo sin la intervención humana. Esto se logra mediante el uso de tecnologías como sensores, cámaras, lidar, radar y sistemas de navegación GPS, así como algoritmos de inteligencia artificial que permiten al vehículo tomar decisiones y planificar su ruta de manera autónoma.

La conducción autónoma se divide en varios niveles, según el grado de automatización. El Nivel 0 es cuando el conductor tiene que tomar todas las decisiones, el Nivel 1 es cuando el vehículo ayuda en ciertas tareas, como el freno automático de emergencia, el Nivel 2 es cuando el vehículo puede controlar la aceleración, la dirección y la frenada en ciertas condiciones, el Nivel 3 es cuando el vehículo puede manejar situaciones complejas pero el conductor debe estar preparado para tomar el control en cualquier momento, el Nivel 4 es cuando el vehículo es completamente autónomo en ciertas condiciones geográficas y climáticas y finalmente el nivel 5 es cuando el vehículo es completamente autónomo en cualquier situación.

DIFERENTES NIVELES

Como mencioné anteriormente, la conducción autónoma se divide en varios niveles de automatización, que se han establecido por la Sociedad de Ingenieros Automotrices (SAE, por sus siglas en inglés). Estos niveles se describen a continuación:

Nivel 0: El conductor tiene que tomar todas las decisiones y realizar todas las tareas. El vehículo no tiene ninguna función automatizada.

Nivel 1: El vehículo tiene algunas funciones automatizadas, como el control de velocidad crucero o el freno automático de emergencia. Sin embargo, el conductor tiene que seguir prestando atención a la carretera y estar preparado para tomar el control en cualquier momento.

Nivel 2: El vehículo puede controlar la aceleración, la dirección y la frenada en ciertas condiciones, como en una carretera de autopista. Sin embargo, el conductor tiene que seguir prestando atención y estar preparado para tomar el control en cualquier momento.

Nivel 3: El vehículo puede manejar situaciones complejas, como el tráfico en una ciudad, pero el conductor debe estar preparado para tomar el control en cualquier momento. El sistema pide al conductor que sea alerta y tome el control en caso de una situación inesperada.

Nivel 4: El vehículo es completamente autónomo en ciertas condiciones geográficas y climáticas. El conductor no tiene que prestar atención a la carretera y puede realizar otras tareas, como leer o descansar. Sin embargo, el vehículo debe ser capaz de detectar y responder a cualquier situación inesperada.

Nivel 5: El vehículo es completamente autónomo en cualquier situación y en cualquier entorno, el conductor no necesita estar presente.

Actualmente existen algunos vehículos de Nivel 2 o 3 en el mercado. Sin embargo, la mayoría de los fabricantes de automóviles y empresas tecnológicas están trabajando en desarrollar vehículos con niveles de automatización más altos.

¿QUÉ TECNOLOGÍA SE UTILIZA PARA LA CONDUCCIÓN AUTÓNOMA?

La conducción autónoma se basa en el uso de una variedad de tecnologías avanzadas, incluyendo:

Sensores: Los vehículos autónomos utilizan una variedad de sensores para detectar y medir el entorno en el que se encuentran. Estos sensores incluyen lidar, radar, cámaras, ultrasonidos, y otros. Lidar, por ejemplo, utiliza láser para medir la distancia a los objetos en el entorno del vehículo y generar un mapa 3D de su alrededor. Por otro lado, el radar utiliza ondas de radio para detectar objetos y medir la velocidad.

Sistemas de navegación GPS: Los vehículos autónomos utilizan sistemas de navegación GPS para conocer su posición en el mundo y planificar su ruta.

Algoritmos de inteligencia artificial: Los vehículos autónomos utilizan algoritmos de inteligencia artificial para interpretar los datos de los sensores y tomar decisiones sobre cómo conducir. Estos algoritmos pueden incluir técnicas de aprendizaje automático, visión por computadora y procesamiento del lenguaje natural.

Sistemas de control de vehículo: Una vez que el vehículo ha interpretado los datos de los sensores y tomado una decisión, los sistemas de control de vehículo utilizan esta información para controlar los actuadores, como el acelerador, el freno y la dirección, y así mover el vehículo.

Sistemas de comunicación: Los vehículos autónomos deben comunicarse con otros vehículos, infraestructura vial y sistemas centralizados para obtener información actualizada del tráfico y recibir instrucciones. Un ejemplo es el protocolo de comunicación vehicular V2X.

Sistemas de seguridad: Los vehículos autónomos deben tener medidas de seguridad para proteger a los pasajeros y otros usuarios de la carretera en caso de fallos o incidentes. Esto puede incluir medidas de seguridad activa, como el frenado automático de emergencia, y medidas de seguridad pasiva, como los cinturones de seguridad y las bolsas de aire.

Algunos de estos sistemas y tecnologías ya están disponibles en vehículos no autónomos en el mercado, pero en los vehículos autónomos están conectadas y trabajando juntos para proveer la automatización completa.

Post relacionados

Comparativa SEAT Arona VS Ateca ¿Cuál es mejor?
La actual tendencia del mercado es la preferencia de vehículos […] Leer más
CAMBIAR LAS RUEDAS DEL COCHE
CAMBIAR LAS RUEDAS DEL COCHE Leer más
Las rayaduras en el coche: cómo prevenirlas y cómo eliminarlas
Las rayaduras en el coche son uno de los problemas […] Leer más