Los principales clientes del alquiler de coches a largo plazo son las pequeñas empresas, con más de 5.000 automóviles y furgonetas, mientras que los autónomos y particulares suman 2.800.

El renting parece estar al margen del freno de la economía, marcada por la inflación y el escenario que se avecina para el otoño y el invierno. Además, su salud contrasta con la crisis generalizada del sector automovilístico. No en vano, el parque de vehículos de renting en algunas comunidades como Castilla y León aumentó un 2,7 por ciento en el primer semestre del año, hasta las 15.549 unidades, mientras que las matriculaciones de turismos en ese mismo periodo se desplomaron un 13,8 por ciento en ese periodo.


Junio cerró  con 422 vehículos de renting más que hace un año, gracias a la buena acogida que este modelo de alquiler a largo plazo entre las pequeñas empresas, con una subida del 8,5 por ciento, y los autónomos y particulares, hasta las 5.513 unidades. También hubo un incremento del seis por ciento entre los autónomos y los particulares, hasta superar los 3.000 vehículos. Por lo tanto, se consolida la llamada ‘democratización’ del producto, ya que el renting ya no está limitado a las grandes empresas.

el aumento al anotado por el conjunto de España, donde el parque de vehículos se incrementó un 8,4 por ciento, hasta los 824.050 coches.
Según los datos facilitados por la Asociación Española de Renting de Vehículos (AER) a la Agencia Ical, los vehículos entre las pequeñas compañías (entre uno y cuatro coches) subieron un 8,4 por ciento, al pasar de 5.079 a 5.513 en el último año, mientras que las medianas (entre cinco y 24 automóviles) se quedaron en una subida del 2,7 por ciento, con un parque de 3.607. A nivel nacional, no hubo descensos en ningún sector y destacó el incremento del 11,4 por ciento entre los autónomos y particulares mientras que rondó el ocho por ciento en el resto de las clientes.

En cuanto a los clientes, cerró junio con un 4,5 por ciento más de propietarios de vehículos de renting, empujado por el incremento del 6,8 por ciento de los autónomos y particulares.

En España cerró el año pasado con un aumento del 78 por ciento desde 2015, que se traduce en 349.060 unidades más. También ha habido un importante incremento en algunas comunidades como Castilla y León, , ya que de los 8.270 vehículos existentes al cierre de 2016 se avanzó a los cerca de 9.000 en 2017, aunque el mayor salto de este negocio tuvo lugar entre los años 2018 y 2019, con una subida del 30 por ciento, al pasar de 10.500 a 13.420 unidades.

Mayor demanda

El presidente de la Asociación Española de Renting de Vehículos (AER), José Martín Castro, valoró a Ical que el sector del renting vive un momento “muy excepcional”, marcado por la falta de vehículos, pero destacó que “aun así” mantiene su tendencia de crecimiento, tanto en parque como en número de clientes. Datos que, a su juicio, demuestran que el renting es un servicio cada vez más demandado.

Castro añadió que el renting sigue ganando posiciones en su camino para consolidarse como la mejor solución de movilidad, ya que copa casi el 26 por ciento del total de las matriculaciones del mercado nacional, y cerca del 45 por ciento, en el caso del canal empresa. Además, valoró que el sector es el “principal dinamizador” de las inversiones en vehículos propulsados por energías más sostenibles, con los electrificados como punta de lanza, que ya representan el 9,2 por ciento de todas las adquisiciones vía renting en España.