El renting es un acuerdo de alquiler a largo plazo para bienes muebles, en el que se paga un monto fijo regularmente, generalmente mensualmente, pero también puede ser trimestral o anual. Es una opción económica para aquellas personas o empresas que necesitan utilizar un bien durante un período prolongado de tiempo, pero no desean asumir la responsabilidad de ser dueños del mismo.

¿Qué es Renting y Leasing?

El renting es un contrato de alquiler a largo plazo para bienes muebles, como coches o maquinaria, que no requiere una inversión inicial y está destinado a particulares, autónomos y empresas. Por otro lado, el leasing es un contrato de arrendamiento que incluye un derecho a compra al finalizar el contrato y es formalizado por una entidad de crédito. En el leasing, la cuota mensual incluye el precio de amortización del bien, el coste de la financiación y el impuesto.

Diferencias entre leasing y renting

En el caso del renting, todas las cuotas pagadas son deducibles fiscalmente debido a que contribuyen a la actividad para la cual se utiliza el bien contratado. En cambio, en el leasing sólo son deducibles fiscalmente el IVA y la amortización del capital, que está sujeta a límites establecidos por tablas oficiales. La diferencia entre las cuotas de amortización, intereses y IVA y la cuota de compra del bien es relevante para determinar la deducción fiscal en el leasing.

Diferencia de Renting y Leasing para coches

Existen diferencias significativas entre renting y leasing al momento de adquirir un coche.

En términos de duración de los contratos, el leasing suele tener una duración mínima de dos años y no puede ser cancelado durante ese tiempo. En cambio, el renting suele tener una duración entre uno y cinco años y es un poco más flexible.

En cuanto a quiénes pueden contratar cada opción, el leasing solo está disponible para profesionales o empresas, mientras que el renting puede ser contratado por cualquier persona o entidad.

En cuanto a las cuotas, el leasing incluye la amortización del coste del vehículo, impuestos y financiación. El cliente debe asumir el costo del mantenimiento y a veces también debe contratar un seguro. Por otro lado, en el renting, la cuota es fija y cubre el seguro, mantenimiento, impuestos y matriculación.

En términos fiscales, el renting puede ser deducible completamente en el impuesto de renta, mientras que el leasing solo permite deducir el IVA y la amortización del capital, siempre y cuando se cumplan ciertos requisitos.

Es importante tener en cuenta que al momento de elegir entre renting o leasing, debes considerar para qué vas a usar el vehículo y cuáles son tus necesidades. Esto te ayudará a decidir cuál de las dos opciones es la más conveniente para ti.

Tu elijes el tipo de Renting que más te interesa

Asociación española de Leasing y Renting

La Asociación española de Leasing y Renting (AEL) fue creada en 1978 para representar a las empresas de España que se dedican al arrendamiento financiero y operativo en el país. Está compuesta por compañías financieras y crediticias, que están reguladas por el Banco de España, y por otras empresas que brindan servicios especializados. La AEL ha trabajado para promover el renting como una opción más autónoma dentro de la Asociación.

Diferencias fiscales entre Leasing y Renting

En el renting, el pago de la cuota que incluye el IVA puede ser deducido en la declaración del impuesto proporcionalmente al uso del vehículo en la actividad económica. Además, la totalidad de la cuota puede ser deducida del impuesto de sociedades o del impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF). En algunos casos, se permite una deducción mínima del 50% del IVA, pero para deducir el 100% es necesario probar que el vehículo solo se utiliza para actividades económicas.

En el leasing, las cuotas también pueden ser deducidas del impuesto de sociedades o del IRPF.

Con el renting y el leasing, los particulares y las empresas pueden obtener beneficios y ventajas fiscales.

En resumen, el renting es un servicio de alquiler de un bien durante un período determinado, en el que se paga una cuota fija que incluye los costes de mantenimiento y seguro. En el leasing, en cambio, se adquiere el bien a través de una financiación y se pagan cuotas que incluyen la amortización del coste del bien, los impuestos y la financiación. Desde el punto de vista contable y fiscal, ambos servicios tienen ventajas y desgravaciones fiscales, aunque en el renting se pueden deducir el 100% de las cuotas y en el leasing las cuotas son consideradas una compraventa. Es importante tener en cuenta las diferencias entre ambos servicios y elegir el que mejor se ajuste a las necesidades y uso del bien que se va a adquirir.

Diferencia entre Leasing y Renting en contabilidad

En el balance de una empresa, el leasing se refleja en el activo como una compra a plazos, y en el pasivo como una deuda a corto y largo plazo.

Renting:

Se considera un contrato de arrendamiento, por lo que no se refleja en el balance como una compra. Las cuotas del renting se registran como un gasto en la cuenta de pérdidas y ganancias de la empresa.

En resumen, la principal diferencia entre el leasing y el renting en términos contables es que en el primero el bien se contabiliza como una compra a plazos, mientras que en el segundo se registra como un gasto.

Ventajas e inconvenientes del Renting y Leasing

Leasing y renting son opciones financieras que permiten el alquiler a largo plazo de un bien, como un vehículo, un inmueble o equipos tecnológicos.

Leasing consiste en un contrato de arrendamiento a largo plazo con opción a compra, donde se pagan cuotas fijas durante un tiempo determinado. Por otro lado, renting es un alquiler a largo plazo de un vehículo, donde también se pagan cuotas fijas de acuerdo a un contrato.

Una de las principales ventajas del renting es que es una opción flexible y permite organizar las finanzas. Además, muchas empresas de renting ofrecen buenos precios y servicios completos, que incluyen la administración y cuidado del vehículo. Sin embargo, un inconveniente es que al finalizar el contrato no se puede obtener la propiedad del vehículo.

Leasing, por su parte, es menos flexible que el renting y no incluye todos los servicios y gastos del renting. Una ventaja es que al final del contrato se puede optar por quedarse con el vehículo o cambiarlo. Sin embargo, el usuario debe hacerse cargo de todos los gastos relacionados con el mantenimiento del coche como si fuera propio. La única ventaja financiera que ofrece el leasing es la financiación.

Diferencias entre contrato de renting y leasing

Al finalizar el contrato de leasing, el titular puede optar por comprar el vehículo haciendo el pago del valor residual acordado en el contrato, ampliar o renovar el contrato con nuevas cuotas o cambiar el vehículo y establecer un nuevo contrato. En el caso del renting, se puede renovar el contrato manteniendo las mismas condiciones o devolver el coche y hacer un nuevo contrato por otro vehículo.

Cuadro de diferencias entre leasing y renting

En el leasing, las cuotas no incluyen impuestos, mantenimiento ni reparaciones del bien. Mientras que, en el renting, las cuotas sí incluyen todos estos servicios y costos. El contrato de leasing tiene una duración mínima de dos años, mientras que el contrato de renting puede tener una duración entre uno y cinco años. Además, en el leasing no se pueden hacer cambios al bien financiado, mientras que en el renting sí es posible renovar y cambiar el bien.

Post relacionados

NUEVA NORMATIVA DE GASES EN ALICANTE
En este artículo vamos a explicar cómo es la ZBE […] Leer más
Embrague hidráulico: Suavidad y eficiencia en la transmisión de potencia
Descubre cómo funciona el embrague hidráulico, sus ventajas y desafíos en vehículos industriales, y por qué se considera una opción eficiente para la transmisión automática. Leer más
Elección de un coche de renting
Cómo elegir tu coche perfecto para tu plan de renting
El renting de coches es un servicio de alquiler a […] Leer más