Diferencia entre Leasing y Renting de vehículos: La compra de un vehículo no tiene por qué encajar siempre en nuestros planes de vida. Nuevos destinos, cambios de trabajo, viajes, mudanzas… Si no tienes claro tu futuro y actualmente no quieres tener que lidiar con el compromiso que supone adquirir un coche, es importante que sepas que, además de la vía tradicional, existen otras alternativas interesantes. Se trata del leasing o el renting, dos contratos de alquiler que se adaptan muy bien a la realidad actual.

Principales diferencias entre leasing y renting

A pesar de que son dos opciones de movilidad hay varias diferencias entre leasing y renting de vehículos que, a priori parecen muy similares, estas nuevas alternativas presentan diferencias entre sí. Por ello, en esta ocasión, te explicamos todo lo que necesitas saber acerca del renting y el leasing para que no te quede ninguna duda a la hora de elegir la opción que más adecuada para ti.

Definiciones de leasing y renting

El renting consiste en un servicio de alquiler de coches a medio o largo plazo. La empresa pone a disposición del cliente un vehículo a cambio de una cuota mensual fija. Es decir, se cede el derecho de uso al arrendatario, sin transferir la propiedad del automóvil. En sus comienzos, era una alternativa mayormente contemplada por grandes empresas. Sin embargo, hoy en día goza de bastante popularidad entre medianas y pequeñas empresas, particulares y autónomos.

Por su parte, el leasing es el alquiler de un automóvil a largo plazo con opción a compra una vez que termina el contrato. Al igual que el anterior, es una alternativa muy popular entre empresas y autónomos, pero no para particulares. En este caso, la empresa adquiere el vehículo a cambio de una cuota mensual fija o variable. Cuando finaliza el contrato, el cliente puede optar por cualquiera de las siguientes posibilidades: devolver el coche, prorrogar el contrato o llevar a cabo la compra.

Ventajas y diferencias

Como decíamos, la principal diferencia entre ambas modalidades es que, el leasing es un contrato de alquiler con opción a la compra de vehículo y el renting es una alternativa de alquiler sin opción a compra.

Poniendo ambos contratos sobre la mesa, el renting resalta por su flexibilidad. Aunque normalmente los contratos tienen una duración de entre uno y cinco años, no existe una limitación legal. Asimismo, los clientes que contraten un renting fijo pueden cancelar el contrato antes de la fecha prevista si así lo desean, a cambio de la penalización estipulada por la empresa.

En cambio, la duración del alquiler del leasing viene preestablecida. Esto significa que, durante los dos años que suele durar el contrato, no hay posibilidad de anulación. Una vez que se ha superado este plazo, el cliente podrá cancelar siempre y cuando se acuerde previamente.

En términos de mantenimiento existen diferencias sustanciales: mientras que en el renting los gastos de mantenimiento, averías o accidente corren a cargo de la empresa arrendadora, en el leasing es el conductor y el futuro propietario quien debe responsabilizarse de esos costes.

Por último, las ventajas fiscales de ambas figuras son bastantes similares. Sin embargo, no se contabilizan de la misma manera: Las cuotas de renting se consideran un gasto por lo que se incluyen dentro de la cuenta de pérdida y ganancias, ya que como el vehículo no forma parte del activo de la empresa, las mensualidades no afectan al pasivo ni aumenta el nivel de endeudamiento. Por otro lado, el leasing es considerado un sistema de financiación por lo que se incluye dentro del activo inmovilizado y el pasivo.

Puntos en común entre leasing y renting

Las similitudes entre el leasing y el renting no son ninguna novedad, ya que a lo largo de este artículo hemos comentado los puntos en común más importantes. No obstante, a continuación os resumimos las dos ideas principales y diferencias entre leasing y renting de vehículos

  • Ambos conceptos se basan en un contrato de alquiler a largo plazo donde el cliente puede disponer de un coche sin necesidad de hacer una gran inversión inicial.
  • El arrendador debe pagar la cuota fija mensual establecida entre el contrato.

Esperamos haber dado respuesta a todas tus posibles preguntas relacionadas con el leasing y el renting. Si después de leer este post lo tienes claro y quieres optar por el renting, no dudes en contactar con nosotros. ¡Entra en TodoRenting y elige el coche de alquiler que más te guste!