El sistema de refrigeración y el climatizador son los elementos de confort más importantes en un vehículo. En este caso, el sistema de refrigeración es más complejo de lo que puede parecer, ya que con el paso del tiempo se van incorporando nuevas características, como filtros activos y climatizador de doble zona, entre otros. Surgieron varias interrogantes, como: ¿Es necesario recargar el sistema de refrigeración cada verano? En realidad, no es imprescindible al adquirir un vehículo, ya que solo sería necesario hacerlo después de dos años. Otra pregunta frecuente es: ¿Puedo recargar yo mismo el sistema de refrigeración? Y la respuesta es sí, ya que existen diferentes kits de recarga disponibles, excepto para automóviles híbridos. Sin embargo, es importante destacar que el uso de kits inadecuados puede generar descargas eléctricas durante el proceso de recarga, por lo que es crucial conocer los tipos de refrigerantes utilizados por tu vehículo.

¿Con qué frecuencia se debe recargar el sistema de refrigeración de un automóvil?

Es recomendable recargar el sistema de refrigeración, ya que los expertos afirman que cada año los vehículos pierden entre un 15% y un 20% del refrigerante que circula por el sistema. Lo ideal es inspeccionar gradualmente el estado del sistema durante un período de tiempo y recargarlo una vez al año, alternando entre un año sí y otro no.

¿Es realmente necesario?

Sí, es necesario hacerlo periódicamente, ya que, al tratarse de un sistema de climatización, si no se le brinda el cuidado adecuado, puede perder potencia a largo plazo e incluso sufrir un desgaste excesivo que podría dañar componentes importantes. Por lo tanto, contar con un sistema de refrigeración en buen estado de funcionamiento es fundamental para mejorar la experiencia de conducción tanto para el conductor como para los pasajeros. Los kits de reparación también son muy importantes, ya que es necesario conocer el tipo de refrigerante utilizado por el vehículo. Si no se realiza el mantenimiento adecuado, los filtros pueden obstruirse, lo que conlleva problemas más graves para el conductor. Por lo tanto, el cuidado del sistema de refrigeración también depende del tipo de vehículo que se tenga. Los expertos recomiendan recargarlo al menos una vez al año o cada 15,000 km.

¿Qué sucede si no se realiza la recarga?

No recargar el sistema de refrigeración puede ocasionar una variedad de problemas en su funcionamiento. A continuación, te presentaremos uno de los fallos más comunes que pueden ocurrir si no se recarga el sistema de refrigeración a tiempo:

El interruptor de presión del embrague del compresor puede presentar fallas, lo que resultará en la falta de funcionamiento del aire acondicionado.

Los diferentes relés, como el relé principal del aire acondicionado y el de ignición, pueden provocar fallas en el sistema de refrigeración.

Si el condensador está sucio, no enfriará de manera eficiente y el sistema tendrá que trabajar más, lo que puede causar problemas a largo plazo.

Por lo tanto, es importante recargar el sistema de refrigeración y realizar el mantenimiento adecuado, ya que cualquiera de estos problemas puede afectar el funcionamiento completo del sistema y reducir la comodidad en la cabina tanto para el conductor como para los pasajeros.

Pasos para recargar el sistema de refrigeración del automóvil

Si no deseas acudir a un mecánico para recargar el sistema de refrigeración, puedes hacerlo tú mismo utilizando una máquina de carga de refrigerante. A continuación, te indicaremos los pasos a seguir:

Localiza los puntos de entrada del circuito: Cada tubería del circuito tiene un tapón que debes abrir. La tubería más ancha corresponde a la baja presión y la tubería más delgada corresponde a la alta presión. Si no puedes identificarlas, consulta el manual del vehículo.

Conecta las mangueras a los puntos de entrada del circuito: Después de conectar la máquina de carga de refrigerante, debes conectar las mangueras a los puntos de entrada de alta y baja presión del circuito. El indicador central debe mostrar una presión de funcionamiento de entre 8 y 10 bares.

Abre las válvulas de acceso al circuito: Una vez que hayas asegurado las conexiones, debes abrir las válvulas de acceso a las mangueras girándolas hacia la derecha.

Realiza la autolimpieza, recuperación del refrigerante y el vacío: Espera a que la máquina termine el ciclo de autolimpieza y recuperación del refrigerante antiguo. Para ello, abre las válvulas de alta y baja presión y presiona el botón verde.

Verifica las presiones: Los indicadores de presión deben mantenerse estables alrededor de 1 bar. Si la aguja comienza a subir progresivamente, puede haber una fuga en el circuito.

Carga el refrigerante y el aceite: Si el circuito está sellado herméticamente, puedes proceder a cargar el refrigerante y el aceite. El botón correspondiente se encuentra en la parte inferior del dispositivo de vaciado.

Llena el depósito de carga: Antes de inyectar la recarga, abre la válvula del depósito para que el aceite y el refrigerante se carguen simultáneamente al presionar el botón de llenado. Cuando la cantidad inyectada alcance el nivel adecuado, presiona el botón de detención.

Cierra las válvulas y verifica el funcionamiento: Cierra las válvulas de alta y baja presión antes de desmontar todo el equipo. Primero, verifica el funcionamiento del sistema de refrigeración, luego cierra las válvulas de las mangueras y enciende el vehículo.

Precio

Es importante tener en cuenta que el sistema de refrigeración aumentará el consumo de combustible, ya que el compresor de aire está conectado al motor del vehículo a través de un sistema de poleas. El precio puede variar dependiendo de la capacidad del sistema y puede oscilar entre 400 € y 500 €, e incluye termostato, condensadores, ventiladores, entre otros.

¿Sabías que con Todo Renting incluimos la recarga del sistema de refrigeración en las cuotas mensuales de tu arrendamiento? ¡Sí, así es! Todos los gastos de reparaciones y mantenimientos están incluidos en las cuotas.

Post relacionados

Explorando los talleres mecánicos automotrices: Servicios y especializaciones
Descubre los diferentes tipos de talleres mecánicos automotrices, desde generales hasta especializados, y cómo pueden mantener tu vehículo en óptimas condiciones. Leer más
VENTAJAS E INCONVENIENTES DEL RENTING
Ventajas Renting Leer más
TODO SOBRE EL SISTEMA STAR-STOP
TODO SOBRE EL SISTEMA STAR-STOP Leer más