El 44% de los coches que circulan en nuestro país tiene más de 15 años.

Los coches españoles están viejos y así lo afirma el estudio ‘Coches obsoletos, riesgo real’ de Fundación Línea Directa en colaboración con Centro Zaragoza. El 44% del parque automovilístico español, es decir, unos 16,2 millones de vehículos, tienen más de quince años de antigüedad. Además, si nos fijamos en los coches que tienen ya la década cumplida, el porcentaje sube hasta el 66% del parque, unos 22,9 millones de vehículos.

La falta de renovación de los coches y el hecho de que haya tantos modelos antiguos en circulación supone”un grave desafío”,según este informe, para la seguridad vial. Y no son solamente estas organizaciones las que señalan este hecho, las asociaciones de centros de ITV y la DGT también concuerdan en que los vehículos antiguos son más peligrosos, además de más contaminantes. 

En la última década, casi 2.700 personas fallecieron en accidentes con vehículos de más de quince años y el porcentaje de coches de más de quince años que se vieron implicados en accidentes mortales se triplicó, pasando del 15% al 44% del total. La proporción de accidentes con heridos graves en los que se han visto implicados coches de más 15 años también se ha triplicado desde 2011, pasando del 12% al 39%.

Así pues, el informe concluye que, si se lograra rebajar la edad media de los coches españoles por debajo de los diez años, “se podrían salvar anualmente hasta 260 vidas”.

El parque automovilístico español es “uno de los más antiguos” de los países de la Unión Europea y a finales del 2021 ya alcanzó una edad media de 13,5 años, una más que el año anterior. En una década, la edad media ha envejecido un 38%.

La importancia de un buen mantenimiento

Pese a que la edad del coche influye en su seguridad, las conclusiones de las pruebas en los circuitos de este informe demuestran que un buen mantenimiento “es más importante para la seguridad vial que la antigüedad de un coche”. 

En este sentido, los españoles también suspenden en el mantenimiento de sus vehículos, ya que el 50% de los coches que pasan la ITV tienen defectos en la primera inspección y 1 de cada 5 cuenta con deficiencias graves o muy graves, según desvela el estudio. Además, preocupa el absentismo: un 40% de los vehículos que deberían haber pasado la ITV en 2021, no lo hicieron.

En los últimos cinco años, los defectos graves o muy graves en la ITV han aumentado en lo que se refiere al sistema de alumbrado (44%), la dirección (34%), las ruedas, ejes, neumáticos y suspensión (26%), el motor y la transmisión (10%) y los frenos (10%). Con la antigüedad empeoran estos defectos del vehículo: los coches de más de diez años representan el 88% del total de los defectos graves en los neumáticos y el 93% de los de alumbrado detectados en los centros de la ITV.