¿Cuál es la razón por la que algunas fábricas siguen fabricando vehículos con motores de diésel si estos estarán penalizados en el futuro cercano?

A pesar de que el cambio hacia una movilidad más sostenible y eléctrica es innegable, todavía falta tiempo para que esto suceda completamente. Las medidas implementadas son tan drásticas que aseguran que los vehículos con motores de combustión interna dejarán de circular en las carreteras. La Euro 7 es la medida más fuerte en este sentido, ya que prohíbe la venta de coches diésel y de gasolina a partir de 2035, lo que significa que solo se podrán utilizar vehículos eléctricos o híbridos enchufables.

Sin embargo, esto no garantiza que los coches con motor de combustión interna desaparezcan de las carreteras inmediatamente. Por lo tanto, las fábricas de automóviles todavía están produciendo coches de diésel para vender en el mercado, ya que hay muchos clientes que todavía prefieren este tipo de vehículo y las fábricas quieren aprovechar esta demanda mientras pueden. Además, solo el 10% de los conductores han comprado un vehículo eléctrico hasta ahora, lo que demuestra que aún hay tiempo para que la transición hacia la movilidad eléctrica sea completa.

¿Cuál es el motivo principal detrás de la fabricación continua de vehículos diésel?

Aunque la Euro 7 prohíbe la venta de coches diésel y de gasolina a partir de 2035, esto no significa que estos vehículos dejarán de utilizarse inmediatamente. Los coches diésel tienen una vida útil de aproximadamente 15 años y seguirán siendo utilizados hasta que estén completamente desgastados, lo que significa que no dejarán de usarse hasta alrededor de 2050. Por esta razón, las fábricas todavía están produciendo coches diésel para satisfacer la demanda de aquellos que todavía quieren utilizarlos y no están dispuestos a pasarse a un vehículo eléctrico. Además, el precio de los vehículos eléctricos todavía es relativamente alto, lo que puede ser un obstáculo para algunos consumidores. Por lo tanto, es posible que sea mejor esperar antes de comprar o alquilar un vehículo eléctrico.

Aunque hay algunos conductores que prefieren los coches diésel y gasolina porque están familiarizados con ellos y porque ofrecen ciertas comodidades, como los cambios manuales y la facilidad de repostar combustible, también hay que tener en cuenta que los vehículos eléctricos están ganando terreno. Muchas personas pueden estar reticentes a cambiar a un coche eléctrico debido a la autonomía limitada de las baterías y el tiempo que se tarda en recargarlas, pero a medida que las políticas y regulaciones favorezcan a estos vehículos y los hagan más accesibles, es probable que más personas opten por ellos.

Vehiculo Electrico

¿Cómo pueden las sanciones a los coches diésel y gasolina afectar el trabajo?

La interdicción de la fabricación y venta de coches diésel y gasolina podría tener un impacto significativo en el empleo en la industria del automóvil. Esto se debe a que, con menos demanda de estos vehículos, habría menos necesidad de trabajadores en la industria. Para evitar un aumento del desempleo, es importante que se promueva una transición sostenible hacia la movilidad eléctrica, asegurando que se creen empleos de calidad en esta nueva industria y se mantenga la competitividad en el mercado internacional.

El Comisario de Mercado Interior de la Unión Europea ha estimado que hasta 600.000 empleos podrían estar en riesgo si no se lleva a cabo una transición más gradual hacia la movilidad sostenible. Algunos han sugerido posponer la fecha para el fin de los motores de combustión interna como una solución temporal, y esto será evaluado por grupos de trabajo hasta 2026, cuando se prevé una revisión.

¿Qué otras medidas se aplicarán a los coches diésel?

Además de la Euro 7, otras medidas que pueden afectar a los coches diésel incluyen las Zonas de Bajas Emisiones, que son áreas en las que se restringen los vehículos que emiten altos niveles de contaminación. Estas zonas se establecen en las ciudades con alta población con el objetivo de proteger el medio ambiente y la salud de los ciudadanos. En estas áreas, los coches diésel y gasolina pueden estar restringidos o prohibidos para reducir las emisiones contaminantes.

En lugares como Madrid y Barcelona, se han implementado medidas como las Zonas de Bajas Emisiones para reducir las emisiones de los vehículos y mejorar la movilidad en las ciudades. Estas medidas han demostrado ser efectivas y beneficiosas. A partir de 2023, se espera que se apliquen en más ciudades, aunque algunos temen que esto pueda llevar a una «doble movilidad», con diferencias en la calidad del transporte según la zona.

¿La DGT planea implementar más medidas restricción para los coches diésel?

El año 2023 será un período de grandes cambios en el mundo de la movilidad, con la implementación de medidas como las Zonas de Bajas Emisiones y la Euro 7, así como cambios en las etiquetas medioambientales de la DGT. Estas etiquetas se modificarán en cuanto a los niveles de emisiones permitidos para los vehículos. Todos estos cambios tienen como objetivo promover una movilidad más sostenible y reducir la contaminación.


Además de los cambios mencionados anteriormente, también se esperan nuevas medidas de sanciones y cambios en las señales de tráfico en el año 2023, por lo que será un período con muchas novedades en el ámbito de la movilidad.

Post relacionados

CAMBIAR LAS RUEDAS DEL COCHE
CAMBIAR LAS RUEDAS DEL COCHE Leer más
Renting para noveles
Coche de renting para un conductor principiante
En el blog de TodoRenting.es, vamos a tratar sobre la […] Leer más
Coches eléctricos
Tipo de coches eléctricos
Hoy en el blog de TodoRenting.es vamos a explicar todo […] Leer más