El verano es una época del año en la que muchos conductores aprovechan para viajar y disfrutar de sus vacaciones. Sin embargo, también es una época en la que el coche puede sufrir las consecuencias de las altas temperaturas y llegar a sobrecalentarse. Esto puede provocar graves averías en el motor y otros componentes del vehículo, además de poner en riesgo la seguridad de los ocupantes.

Para evitar que el coche se sobrecaliente por el calor, es importante seguir una serie de consejos que ayudarán a mantener el vehículo en buen estado y a prevenir posibles problemas. Estos son algunos de ellos:

Revisa el nivel y el estado del líquido refrigerante

El líquido refrigerante o anticongelante es el encargado de mantener la temperatura óptima del motor, evitando que se caliente en exceso. Por eso, es fundamental revisar su nivel y su estado periódicamente, especialmente antes de realizar un viaje largo.

El nivel del líquido refrigerante se puede comprobar en el depósito transparente que se encuentra en el compartimento del motor. El depósito tiene unas marcas que indican el nivel mínimo y máximo que debe tener el líquido. Si está por debajo del mínimo, hay que rellenarlo con el líquido adecuado para el tipo de motor y la época del año.

El estado del líquido refrigerante se puede observar por su color y su aspecto. Si tiene un color oscuro o marrón, o si presenta partículas o suciedad, significa que está deteriorado y hay que cambiarlo. Lo ideal es sustituir el líquido refrigerante cada dos años o cada 40.000 kilómetros.

Limpia el radiador y el sistema de refrigeración

El radiador es el dispositivo que se encarga de enfriar el líquido refrigerante cuando circula por el motor. Para que funcione correctamente, es necesario que esté limpio y libre de obstrucciones. El radiador se encuentra detrás de la rejilla frontal del coche, por lo que puede acumular polvo, insectos u otros elementos que dificulten su ventilación.

Para limpiar el radiador, se puede utilizar una manguera con agua a presión o un cepillo suave para retirar la suciedad. También se puede recurrir a un producto específico para limpiar radiadores, siguiendo las instrucciones del fabricante.

El sistema de refrigeración también incluye otras piezas como el termostato, la bomba de agua, los manguitos o el ventilador. Estas piezas deben estar en buen estado y funcionar correctamente para evitar que el coche se sobrecaliente. Por eso, es conveniente revisarlas periódicamente y sustituirlas si presentan fugas, grietas o desgaste.

Vigila la temperatura del motor y los indicadores del salpicadero

El salpicadero del coche cuenta con varios indicadores que informan sobre el funcionamiento del vehículo. Uno de ellos es el indicador de temperatura del motor, que suele tener forma de termómetro o de un ventilador con aspas. Este indicador muestra si la temperatura del motor está dentro de los parámetros normales o si está demasiado alta.

La temperatura óptima del motor suele estar alrededor de los 90 grados centígrados. Si el indicador se acerca a la zona roja o se enciende una luz de advertencia, significa que el motor está sobrecalentado y hay que actuar con rapidez.

Lo primero que hay que hacer es detener el coche en un lugar seguro y apagarlo. Luego, hay que esperar a que se enfríe antes de abrir el capó y comprobar posibles causas del sobrecalentamiento. No se debe abrir el depósito del líquido refrigerante cuando está caliente, ya que puede salir vapor a presión y causar quemuras graves. Lo más recomendable es esperar al menos media hora o hasta que el indicador de temperatura baje a la zona normal. Entonces, se puede abrir el depósito con cuidado y rellenar el líquido si es necesario.

Enciende el aire acondicionado o el calentador

El aire acondicionado y el calentador pueden ser aliados o enemigos del coche, dependiendo de cómo se usen. Por un lado, el aire acondicionado ayuda a mantener el habitáculo fresco y a evitar el sobrecalentamiento del motor, ya que activa el ventilador que refrigera el radiador. Sin embargo, si se abusa del aire acondicionado, se puede generar un consumo excesivo de combustible y una mayor carga para el motor.

Por otro lado, el calentador puede servir como una medida de emergencia para reducir la temperatura del motor, ya que extrae el calor del líquido refrigerante y lo expulsa al interior del coche. Esto puede aliviar la presión del sistema de refrigeración y evitar que el motor se dañe. Eso sí, hay que tener en cuenta que esta solución es temporal y que puede resultar muy incómoda para los ocupantes del vehículo.

Conduce con suavidad y evita las retenciones

La forma de conducir también influye en la temperatura del motor. Si se conduce de forma agresiva, con acelerones, frenazos o cambios bruscos de marcha, se genera más calor y se exige más al motor. Por eso, es recomendable conducir con suavidad y mantener una velocidad constante y moderada.

También es conveniente evitar las retenciones o los atascos, ya que el motor se calienta más cuando está en ralentí o cuando se arranca y se para constantemente. Si no se puede evitar esta situación, se puede apagar el coche si se prevé una parada prolongada o circular en marchas largas para reducir las revoluciones.

Deja las ventanas ligeramente abiertas

Cuando el coche está aparcado al sol, el aire caliente queda atrapado en su interior y eleva la temperatura del habitáculo y del motor. Para evitar esto, se puede dejar las ventanas ligeramente abiertas para que el aire circule y salga el calor acumulado. También se puede usar un parasol o una funda para proteger el coche de los rayos solares.

Lleva el coche al taller periódicamente

La mejor forma de evitar que el coche se sobrecaliente por el calor es llevarlo al taller periódicamente para realizar las revisiones y el mantenimiento adecuados. De esta forma, se podrá detectar y prevenir posibles fallos o averías que puedan afectar al sistema de refrigeración o al funcionamiento del motor.

El coche es un bien muy valioso que requiere de cuidados y atenciones para garantizar su seguridad y su durabilidad. Siguiendo estos consejos, podrás evitar que tu coche se sobrecaliente por el calor y disfrutar de tus viajes sin problemas.

Siempre podrás adquirir un vehículo nuevo y desechar tu antiguo vehículo, que aunque le tengas mucho aprecio, es hora de deshacerse de él. Para este verano se prevé mayores temperaturas que para el pasado, por lo que debes estar preparado con un buen vehículo y en todorenting.es podemos ayudarte para así evitarte esos momentos tensos que puedan surgir.

Post relacionados

Tesla Model Y y MG ZS EV: dos SUV eléctricos que triunfan en España
Los coches eléctricos se consolidan como una opción de movilidad […] Leer más
COCHES HIBRIDOS (AUTO RECARGABLES)
Este tipo de vehículos fueran acogidas bien por el mercado, […] Leer más
Taller Nissan
TALLERES OFICIALES DE NISSAN
Nissan cuenta con una amplia red de talleres oficiales en […] Leer más