CUIDADO DEL SISTEMA DE FRENOS

Cuando hay aire en el circuito de frenos, esto puede hacer que el sistema de frenado del vehículo no funcione correctamente. Esto se debe a que el aire no es un fluido tan compresible como el aceite de freno, y por lo tanto no puede transmitir la fuerza necesaria para frenar el vehículo de manera efectiva. Si sospechas que hay aire en el circuito de frenos de tu vehículo, es importante llevarlo a un mecánico lo antes posible para que lo revise y repare. Algunos de los síntomas más comunes de la presencia de aire en el circuito de frenos incluyen un pedal de freno blando, una menor eficacia en el frenado y un ruido metálico al aplicar los frenos.

Presión mínima de los frenos

La presión mínima en el sistema de frenos puede variar dependiendo del vehículo y del sistema de frenos que tenga. En general, se recomienda mantener la presión de los frenos en el rango recomendado por el fabricante del vehículo. Esta información suele encontrarse en el manual del propietario o en la placa de características del vehículo. Si la presión de los frenos está por debajo del rango recomendado, es posible que los frenos no funcionen de manera adecuada, lo que puede aumentar el riesgo de accidente. Por lo tanto, es importante asegurarse de mantener la presión de los frenos en el rango adecuado para garantizar la seguridad del vehículo y de sus ocupantes.

¿Cómo detectar falta de aire en los frenos?

Existen varios síntomas que pueden indicar la presencia de aire en el circuito de frenos de un vehículo. Algunos de ellos son:

  1. Pedal de freno «blando»: si el pedal se siente muy suave o hunde fácilmente cuando se aplica el freno, puede ser un signo de que hay aire en el circuito.
  2. Falta de potencia en los frenos: si el vehículo no responde de manera normal cuando se aplican los frenos, puede ser un signo de que hay aire en el circuito.
  3. Ruido extraño al frenar: si hay aire en el circuito, es posible que se produzca un ruido extraño al aplicar los frenos.
  4. Luces de advertencia: algunos vehículos tienen una luz de advertencia que se encenderá si hay un problema con el sistema de frenos, como la presencia de aire en el circuito.

Es importante tener en cuenta que cualquiera de estos síntomas puede ser causado por otros problemas, por lo que es importante llevar el vehículo a un taller mecánico para una revisión si se presenta cualquiera de estos síntomas.

EVACUAR EL AIRE DEL CIRCUITO DE FRENOS

Para purgar el aire del circuito de frenos, es necesario realizar un proceso llamado «purgado» o «sustitución del aire por líquido». Esto implica eliminar el aire que se ha introducido en el sistema y reemplazarlo por líquido de frenos. Para ello, es necesario seguir los siguientes pasos:

  1. Prepara los materiales necesarios: necesitarás un recipiente para recoger el líquido de frenos que salga del sistema, una llave maestra para abrir el depósito de líquido de frenos y una manguera de purgado.
  2. Comienza por el cilindro más alejado del depósito de líquido de frenos. Abre el tapón de purgado y conecta la manguera de purgado al tapón.
  3. Pide a alguien que pulse el pedal de freno varias veces mientras tú sujetas la manguera de purgado para evitar que salga líquido por ella. Deja que el pedal vuelva a su posición original entre pulsaciones.
  4. Cuando ya no salga aire por la manguera de purgado, cierra el tapón de purgado y repite el proceso con el cilindro más cercano al depósito de líquido de frenos.
  5. Una vez hayas purgado todos los cilindros, llena el depósito de líquido de frenos hasta la marca de máximo nivel y ciérralo.
  6. Prueba el sistema de frenos para asegurarte de que funcionan correctamente. Si todo ha ido bien, el pedal de freno debería sentirse firme y los frenos deberían parar el coche de manera efectiva.

SOLUCIONES A LAS AVERIAS DE LOS FRENOS

Existen algunas averías comunes en los frenos de un vehículo que pueden ser fácilmente solucionadas. Algunas de ellas incluyen:

  1. Desgaste de pastillas o zapatas: Esto es muy común y puede ser solucionado reemplazando las pastillas o zapatas gastadas.
  2. Tuerca de la rueda floja: Si sientes que el pedal del freno se hunde demasiado al frenar, puede ser que la tuerca de la rueda esté floja y necesite ser apretada.
  3. Cables de freno rotos o dañados: Si notas que el pedal del freno no responde como debería, puede ser que los cables de freno estén dañados y necesiten ser reemplazados.
  4. Falta de líquido de frenos: Si el nivel de líquido de frenos está bajo, puede ser necesario rellenar el depósito para garantizar un buen funcionamiento de los frenos.
  5. Bomba de freno dañada: Si el pedal del freno se hunde demasiado y no responde, puede ser que la bomba de freno esté dañada y necesite ser reemplazada.

En general, es importante revisar regularmente el sistema de frenos de tu vehículo y realizar el mantenimiento necesario para asegurar que esté funcionando correctamente. Si notas cualquier problema, es recomendable llevar tu vehículo a un mecánico profesional para que pueda diagnosticar y reparar cualquier problema que pueda existir.

Con los vehiculos de Todorenting.es no te tienes que preocupar de ningun tipo de reparacion de tu vehiculo porque esta todo cubierto.

Post relacionados

LOS 5 MEJORES MIRADORES EN VALENCIA PARA IR EN COCHE
La provincia de Valencia cuenta con una gran variedad de […] Leer más
¿Es verdad que los vehiculos rojos tienen más accidentes?
¿Es verdad que los vehiculos rojos tienen más accidentes? Leer más
Plan renove 2022
No cabe duda de que el renting de coches es […] Leer más